En defensa de las vacunas

 Hoy quiero recomendar un libro, y lo hago por dos motivos: primero porque su autor es el pediatra Carlos González, y esto es una garantía de fiabilidad, pero sobre todo porque es un tema que me preocupa enormemente y al que dedico mucho tiempo en la consulta. Yo he trabajado en Africa y he visto morirse a los niños de enfermedades evitables por las vacunas. He participado en estudios de mortalidad infantil y he constatado como la implantación de programas de vacunación en algunos países ha disminuído drásticamente esta mortalidad (En egipto la mortalidad infantil pasó de 56%o en 1990 a 14%o en 2006 tras alcanzar una cobertura de vacunación del 92%) Sin embargo aquí veo en consulta con frecuencia a parejas que optan por no vacunar a sus hijos.  

 

En este nuevo libro Carlos González desmonta los argumentos de quienes están en contra de las vacunas, y anima a los padres a no dejarse engañar y a seguir protegiendo la salud de sus hijos. La vacunación, afirma, es una de las prácticas médicas que más sufrimiento, dolor y muerte han evitado. La historia de las vacunas es la historia de la lucha contra enfermedades que durante siglos se han cobrado un terrible tributo en vidas humanas. Algunas, como la viruela, han sido vencidas y ya no es necesario vacunar contra ellas. Pero otras todavía acechan, y varios países industrializados han sufrido brotes y epidemias de sarampión, difteria o tosferina cuando el número de niños no inmunizados aumentó, debido a la propaganda antivacunas. 

Un pequeño extracto de la introducción:

“Desde hace unos años, cada vez me encuentro con más padres que no vacunan a sus hijos porque creen que las vacunas son inútiles, o innecesarias, o peligrosas, o las tres cosas a la vez. Algunos incluso se sorprenden de que yo esté a favor de las vacunas. Como si hubiera una especie de paquete ideológico raro-progre-natural y si defiendes la lactancia materna o coger en brazos a los niños, también debes estar, “lógicamente”, en contra de las vacunas y creer en la medicina “alternativa” y en la era de Acuario.” 

»Los padres que no vacunan a sus hijos suelen estar muy informados. Han leído libros, han visitado páginas y páginas de Internet. Están muy informados, pero muy mal informados. Porque esas páginas y esos libros que atacan las vacunas están llenos de errores, falacias, medias verdades, mentiras completas, argumentaciones vehementes y coloristas, datos y más datos (mal interpretados o falseados) y paranoicas denuncias sobre supuestas conjuras de la industria farmacéutica.»

Esta entrada fue publicada en Lactancia, Pediatría, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En defensa de las vacunas

  1. Rocio de Lorenzo dijo:

    Precisamente hace un par de días echaron en el programa Redes un reportage sobre la vacunacion y el movimiento anti vacunación cada vez más extendido. Una vez visto no creo que quede duda alguna en que este avance de la medicina es una maravilla y una forma de proteger la vida.
    Imagino estará disponible en la red.

  2. Patricia dijo:

    a todos aquellos padres que consideran no vacunar a sus hijos, les pido que sean solidarios con los hijos de los demas. La solidaridad no siempre hay que ejercerla fuera de casa. Si no vacunamos a nuestros hijos, enfermedades erradicadas en nuestro país gracias al desarrollo medico y farmaceutico pueden reaparecer provocando contagios innecesarios al resto de la poblacion infantil.
    Un saludo,

    P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>